Contenido del Boletín 74

DOMINGO V DE CUARESMA

(continuación)

En la escena nos encontramos dos frentes:

Por un lado, los defensores de la ley, “Los escribas y fariseos…” (Jn. 8,3), que presentan al Señor “…una mujer sorprendida en adulterio,…” (Jn. 8,3). Veamos qué dice la ley: “Si un hombre comete adulterio con la mujer de su prójimo, serán castigados con la muerte: el adultero y la adultera” (Lev. 20,10).

Por otro lado, estaba el Señor, agachado y en silencio “…escribía con el dedo en el suelo” (Jn. 8,6). ¿Qué escribía? Se preguntan muchos, no lo sabemos. Los defensores de la ley, insisten (Jn. 8,7). Si digo que hay que perdonarla a esta mujer, me dirán que voy contra la ley, piensa Jesús; si digo que hay que apedrearla, me echarán en cara dónde queda el mensaje de la misericordia de Dios, que he enseñando. A Jesús no le hace problema la crueldad de las leyes de su época,… le preocupa mucho más la maldad de los corazones de aquellos que le quieren poner a prueba (Jn. 8,6). ¿Cómo es nuestra actitud ante el prójimo: De juicio y condena o de misericordia?

Cuando menos lo esperaban, el Señor “…se incorporó y les dijo: El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra” (Jn. 8,7). Quienes vociferaban, callan. La única voz que se escucha es la de Jesús,… tal vez, se escuchen los pasos que se alejan de quienes acusaban drásticamente a aquella mujer, pues reconocen que sus pecados pueden ser también motivo de castigo. ¿Qué experiencia tenemos de ser perdonados, acogidos, queridos,… por Dios?

Y, así, “quedan solos la miseria y la misericordia”, la mujer y Jesús, dice S. Agustín. “Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?” (Jn. 8,10), pregunta Jesús. “Ninguno, Señor”, responde la mujer. Y añade: “Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más” (Jn. 8,11): Dios no condena a nadie,… “Dios no envió a su hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él” (Jn. 3,17). El Señor no está para juzgar y condenar a nadie, sino para restituir al pecador arrepentido y darle una nueva oportunidad. ¿Está Jesús en el origen de nuestros actos?

(Regresar)

lineaDiv

PROCESIÓN DE LA VIRGEN DE LOS DOLORES

ANTICIPO DE LA SEMANA SANTA

(continuación)

El jueves día 7 a las 20,15, tendremos en nuestra iglesia a las 20.30 el Pregón de Semana Santa que organiza cada año la Hermandad de Cofradías de Logroño. Este año pronunciará el pregón la periodista Conchi Aquesolo.

Desde este sábado estamos celebrando el septenario de la Virgen de los Dolores que culmina el viernes  8  con la tradicional  Procesión de la Virgen de los Dolores por las calles del Casco Antiguo de nuestra ciudad. Habrá misa a las 19,30 y después la procesión que organiza la parroquia, junto con la Cofradía de Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de los Dolores, y que significa el inicio de las procesiones que durante los próximos días recorrerán las calles de nuestra ciudad.

Como nos decía el papa Francisco: “Vivir la Semana Santa siguiendo a Jesús quiere decir aprender a salir de nosotros mismos para salir al encuentro de los demás, para ir hasta las periferias de la existencia, ser nosotros los primeros en movernos hacia nuestros hermanos y hermanas, especialmente los que están más alejados, los olvidados, los que están más necesitados de comprensión, de consuelo y de ayuda. ¡Hay tanta necesidad de llevar la presencia viva de Jesús misericordioso y lleno de amor! Vivir la Semana Santa es entrar cada vez más en la lógica de Dios, en la lógica de la Cruz, que no es en primer lugar la del dolor y la muerte, sino la del amor y la de la entrega de sí mismo que da vida”.

(Regresar)

lineaDiv

CAMPAÑA DE LA RENTA 2022

(continuación)

Marcar la X de la Iglesia en la casilla 105 del borrador es sencillo y gratuito, porque no me van a cobrar más por mi declaración al marcarla ni me van a devolver menos.  Así se ayuda a sostener la Iglesia en el desarrollo de sus actividades: mantener al clero, el anuncio del Evangelio, la vivencia de la fe y su labor asistencial y espiritual.

Es una decisión libre y democrática que no perjudica a nadie. De hecho, es de las pocas cosas que podemos decidir sobre nuestros impuestos. Si la dejamos en blanco, es el Estado el que decide por nosotros sobre esa pequeña cantidad.

Para los no católicos o no practicantes, marcar la casilla supone también reconocer el papel que la Iglesia tiene en la sociedad española, especialmente con los más necesitados. Es algo a lo que podemos animar a nuestros familiares y amigos: se pueden marcar simultáneamente las casillas de la Iglesia católica y de otros fines de interés social.

El año pasado fueron ocho millones y medio de contribuyentes los que marcaron la X de la Iglesia en su declaración, 40.078 más que en 2020, aunque la cantidad recibida por la Iglesia ha disminuido en 5,5 millones de euros debido a la menor recaudación, quedándose en 295 millones de euros. La Rioja es de las regiones con más porcentaje de declaraciones marcadas, 43,8%. Aunque se han reducido los recursos, la Iglesia ha disparado su ayuda en la pandemia: está haciendo más con menos, siendo el “hospital de campaña” que pide el Papa Francisco.

Hay que destacar que detrás de cada ‘X’ de la Iglesia hay una historia. Hay personas con nombres, apellidos y rostros concretos que en la Iglesia católica han encontrado una mano tendida cuando sus vidas estaban rotas o a punto de estallar. Y agradecer a tantos que han marcado la ‘x’ en su declaración de la Renta y han colaborado con el resto de campañas realizadas a lo largo del año.

(Regresar)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.