Contenido del Boletín 52

LA SANTIDAD UNA LLAMADA PARA TODOS

(Continuación)

Celebramos, por tanto, la fiesta de la santidad. Los Santos, subrayó el Papa en la primera Fiesta de Todos los Santos que celebró como Pontífice, el 1 de noviembre de 2013, son “los amigos de Dios”, porque en su vida “vivieron en profunda comunión con Dios. Por lo tanto, los santos “no son superhéroes, ni nacieron perfectos”, son como nosotros, como todos nosotros, han vivido “una vida normal”, pero han conocido el amor de Dios y lo han seguido incondicionalmente, sin límites ni hipocresías.

¿Cómo podemos reconocer esta Santidad? “Los santos -responde el Papa- son hombres y mujeres que tienen alegría en sus corazones y la transmiten a los demás”. La alegría, por lo tanto, es un sello distintivo de los santos, a diferencia de esa “cara de funeral” que, como dice el Obispo de Roma muchas veces, tienen algunos cristianos que no viven bien su fe. Todos los cristianos están llamados a la santidad, nadie está excluido.

Por otra parte, el papa Francisco pone en guardia sobre la idea de que ser santo no es poner “cara de estampita”. Es algo mucho más profundo y está alimentado por gestos, “muchos pequeños pasos”, que todos pueden hacer. Pero si hay algo que caracteriza a los santos es que son realmente felices. Han encontrado el secreto de esa felicidad auténtica, que anida en el fondo del alma y que tiene su fuente en el amor de Dios. Por eso, a los santos se les llama bienaventurados. Las bienaventuranzas son su camino, su meta hacia la patria. Las bienaventuranzas son el camino de vida que el Señor nos enseña, para que sigamos sus pasos.

(Regresar)

lineaDiv

31º DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

(Continuación)

Jesús ha llegado al destino de su viaje, está en Jerusalén y, en poco tiempo va a ir respondiendo a las autoridades judías todo tipo de preguntas doctrinales sobre su autoridad (Mc. 11,27-33), sobre el tributo al césar (Mc. 12,13-17) sobre la resurrección de los muertos (Mc. 12,18-27), sobre el precepto más importante (Mc. 12,28-34).

La respuesta de Jesús a “¿Qué mandamiento es el primero de todos?” (Mc. 12,28), es una amalgama de de Deut. 6,4-5 (que hemos escuchado como primera lectura) y Lev. 19,18 (Mc. 12,31): Amarás a Dios y amarás al prójimo. Es posible que para un judío la respuesta peque de una cierta esquizofrenia pero, para el Señor y para todos sus discípulos (también nosotros), ambos amores “van de la mano”, son uno mismo, pues en el prójimo también está presente Dios. A pesar de todo, es importante el verbo con que inicia la respuesta y que ha sido tomado literalmente de Deut. 6,4: “Escucha,…” ¿Escuchamos a Dios, con los oídos y con el corazón, como el enamorado escucha la voz de su amada?, ¿qué nos dice? ¿Somos capaces de escuchar al Señor en la vida, en el modo de vivir y en las palabras de los demás?

Volviendo a la respuesta de Jesús: ¿Intentamos vivir, con la misma intensidad que Jesús, nuestra relación con Dios Padre (cumplir su voluntad) y con el prójimo (amor fraterno, servicio desinteresado,…)?

La réplica del escriba es también importante: “…tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo… y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios” (Mc. 12,32.33). Todo un examen de conciencia sobre nuestro modo de vivir la religión, ¿qué es lo más importante para cada uno de nosotros?

Y termina Jesús, diciendo al escriba: “No estás lejos del reino de Dios” (Mc. 12,34), esto es, deseas que Dios reine en tu corazón y, por ello, has hecho en él un hueco para amar a tu prójimo,… quieres que Dios guíe tu vida y sabes que la va a dirigir a que sirvas a aquellos que más necesitan experimentar el amor de Dios y tu amor.

(Regresar)

lineaDiv

POR DIGNIDAD, NADIE SIN HOGAR

(continuación)

Este fenómeno social es conocido como sinhogarismo, relacionado con las personas que carecen de una vivienda para residir, viéndose en la obligación de vivir a la intemperie o en albergues debido a una ruptura de sus lazos familiares y sociales, así como por no poseer un empleo con ingresos fijos o estables.

De acuerdo a estadísticas del año 2018 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se estima que actualmente unas 900 millones de personas viven en asentamientos informales o campamentos, sin incluir a las personas que viven en las calles. Es un problema grave que merece una atención prioritaria.

Con la celebración de este Día Mundial se pretende generar propuestas para ayudar a aquellas personas que se han quedado sin hogar por razones diversas: factores estructurales e institucionales, situación económica, familiar o social, desastres naturales, condición de desplazados o refugiados, entre otras causas.

Las personas sin hogar tienden a ser excluidas y marginadas socialmente, y esta situación se ha visto afectada ante los efectos de la pandemia por COVID-19, sin contar con ningún tipo de protección, asistencia ni acceso a los servicios básicos, debido a que deambulan y duermen en las calles o en lugares públicos.

Se estima que la esperanza de vida de las personas sin hogar se encuentra entre los 42-52 años de edad, lo que representa unos 30 años menos que la población general.

El hecho de no tener un hogar afecta las relaciones sociales y genera un impacto en la salud física y mental de las personas afectadas, lo que implica la adopción de conductas adictivas, desestructuración del grupo familiar, desnutrición, hipotermia, depresión y paranoias.

Se requiere la aplicación de políticas públicas integrales de protección y restitución de hogares a las personas afectadas, así como garantizar sus derechos humanos fundamentales de acceso a una vivienda adecuada y a la salud, así como generar fuentes de trabajo para su sustento. Es necesario efectuar ajustes en la normativa legal para disminuir los desahucios y desalojos sin alojamiento alternativo.

(Regresar)

lineaDiv

ORACIÓN JOVEN LOS JUEVES

(continuación)

Hakuna nace en 2013, fruto de la JMJ de Río de Janeiro en la que el Papa Francisco pide a los jóvenes “hacer lío”, no ser “cristianos de sofá”. Un sacerdote valenciano, establecido en Madrid y profesor universitario, D. Jose Pedro Manglano, comienza con un grupo de jóvenes una serie de actividades tratando de seguir la petición del Papa.

El objetivo es claro: compartir la fe a través de la adoración y la eucaristía. Hakuna nace como un grupo de jóvenes, para jóvenes y gestionado por jóvenes, pero en estos años ha crecido tanto que además de las Horas Santas, las charlas de formación, el voluntariado y los retiros, también hay grupos de matrimonios e incluso personas mayores de 60 que en sus parroquias están tratando de vivir la fe en estos tiempos. Lo más reciente: Hakuna Kids para los más pequeños.

Estos jóvenes se han sumado a las nuevas tecnologías para llevar su espíritu a miles de seguidores en Instagram y su grupo de música a través de Spotify.  Las pegadizas canciones de Hakuna Group Music ayudan a rezar a los más alejados y han ido llegando a todas las provincias de España y a más de 10 países. Crecen con la fuerza que Dios les da para seguir su camino y se apoyan en el lema “Todos por todos” como movimiento transversal a la Iglesia.

Deseamos mucha suerte a este grupo y rezaremos por ellos para que logren acercar a muchos jóvenes a Jesucristo a través de esta oración.

https://www.youtube.com/watch?v=JhTBWuteq7g

https://www.youtube.com/watch?v=qgzD0UertjE

(Regresar)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.